Traducción

Traducir el texto del empaque, las normas y los protocolos

¿Cómo puede cumplir con las normas si no las puede leer?
¿Cómo puede empaquetar un producto para su mercado de destino en un idioma que no habla?
¿Cómo puede explicar las diferencias cultural-lingüísticas para que su traducción "suene bien" al consumidor?

¿OLÁ a HOLA? ¿HALLO a HALO? ¿NI HAO a NAY HOH HELLO a ZDRAS-TVUY-TE?

Pequeñas diferencias, impacto fundamental. A pesar de los enormes avances en la tecnología de traducción (Google Translate, Babelfish, iTranslate), el idioma es la mayor barrera para la realización de negocios en los mercados internacionales. Más allá de las salas de juntas, para hablar con los consumidores, es necesario que ellos confíen en ti

Su publicidad y el empaque están al frente de su comercialización. Una mala comprensión de la lengua local o las costumbres, se traducirá en una percepción negativa y ventas bajas.

En España, “torta" es un pastel. En México, “torta" significa un tipo de “sandwich". “Fresa" significa “fresa", excepto en Argentina, donde la palabra correcta es “frutilla". En México, “fresa" también es coloquialmente utilizado como “snob".
¿Cómo puede explicar todas estas diferencias y mantener la confianza de su consumidor?¿Docenas de versiones de envases? ¿Reemplazar texto con gráficos? ¿Aceptar que nunca va a complacer a todo el mundo y que perderá ventas?

Conocimiento local, conocimiento empresarial. La diferencia entre las empresas que comercializan con éxito en el extranjero, y las que no lo logran, es el equilibrio entre el respeto cultural y el desempeño empresarial. El marketing hiper-localizado puede aumentar tanto los costos que pierde a sus clientes de todos modos. Sobre-generalizar te puede llevar al ridículo y a la desconfianza.

Vivimos en los mercados para los que traducimos. Sabemos cuándo la traducción literal transmite el mensaje equivocado. Entendemos las implicaciones comerciales de estas decisiones. Le avisaremos cuando esté generalizando y cuando necesite ser más específico.